litigante-_afiche

Título original: Litigante
Año: 2019
Duración: 95 min.
País: Colombia
Dirección: Franco Lolli
Guion: Franco Lolli, Marie Amachoukeli-Barsacq, Virginie Legeay
Fotografía: Luis Armando Arteaga

Sinopsis: Silvia es una abogada y madre soltera que debe encarar las vicisitudes que le depara la vida y la enfermedad grave de su madre.

Quizá no todos, pero sí muchos de nosotros nos tendremos que enfrentar alguna vez a la muerte de un ser amado y transitar con este, de la mano y con paciencia, durante el tiempo agónico que implica una enfermedad. Más allá de la película como tal, aquí se narra una historia que resulta cercana para mi vida. No es un largometraje más del montón con escenas de hospital y rostros demacrados, sino la narración de cómo un amor permite soportar todas las desgracias y desgarros que nos trae la vida. Caminé por esos pasajes oscuros y dolorosos cuando falleció mi abuela en 2018. La película, sin dudas, llegó a mí por una herida abierta (que ha sanado bien).

Ahora bien, en cuanto al uso de actores naturales y no profesionales en este filme permite que la historia fluya con naturalidad. Contrario a otros filmes colombianos de estos años recientes, no se simplifica la película a documentar la vida de un actor natural sino que estos deben actuar de verdad. Y les va bien. Por otro lado, como bogotano siempre me dejo encantar por los rodajes grabados en mi ciudad. (La actuación de Leticia Gómez -juré que era actriz profesional-, la mamá del director Franco Lolli, fue lo mejor de todo. Impecable).

(SPOILER) No obstante, me hubiese gustado que la historia profundizara un poco más en los líos jurídicos de Silvia, denotar mejor su talento en el derecho y verla en acción litigando. El talante de la actriz hubiera dado para eso. Simplemente darle más énfasis para soportar el título de la película Litigante, precisamente. (SPOILER)

Me alegra empezar el año con una película colombiana tan buena. Su lanzamiento se cruzó con el momento social más álgido de Colombia en los últimos años. Hoy, con más calma, podemos reflexionar junto a ella sobre la vida, la enfermedad y la muerte. Puedes estudiar medicina y entenderla pero cuando la enfermedad toca la puerta de tu casa, todo se va al piso. Todo. El proceso se trata de reconstruir sobre esas ruinas.

7.5 / 10