AQUEL BLUES INESPERADO

 

Un llanto herido de la guitarra
siendo abrazada por el bajo,
mientras la batería acompaña discreta,
y una voz rasgada envuelve esta fantasía.

África ha viajado por la historia
dejando cantos, sudor y sangre
en campos de algodón y ríos,
ha ido por el mundo, adolorido,
y ahora descansa en mis oídos.

Los ruidos de ciudad
se evaporan misteriosos.
Este aire confuso está poblado
de notas lentas y graves;
cuatro cuartos
dirigen la melodía de esta noche.

Interviene el piano atrevido
con el golpeteo de sus cuerdas.
¿Esta es la música
que me espera en algún paraíso?

Duerme
si quieres muere
ya nada importa
el blues penetra nuestros poros
y echa sus raíces en nuestras venas.

Vive
si quieres sueña
ya todo se consuma
el blues florece en nuestro pecho
y fertiliza toda nuestra cabeza.

17 de octubre de 2018.

Anuncios