Todos los objetos que han adorado alguna vez sin fundamento los hombres, no son más que fantasmas y delirios de un alma triste y temerosa.

Spinoza, Tratado Teológico-Político, 1670.