El mundo lo había empujado por años. Él, parado justo en el borde del abismo, divisó, a lo lejos pero acercándose, a un cóndor volar. Cuando este llegó, el hombre se lanzó. En medio de su caída pensó “por fin puedo volar”.

FIN

14 de enero de 2016.